Fin de Semana PLFM

Bruce Love, Antigua, Guatemala, 22 de Marzo de 2010

Pocas veces ocurre que un solo acontecimiento sea capaz de transformar todo un campo. Pero eso es lo que ocurrió en el taller del Proyecto Lingüístico Francisco Marroquín (PLFM) celebrado los días 20 y 21 de Marzo de 2010 en la ciudad de Antigua, Guatemala. Más de cincuenta maestros, activistas culturales y líderes espirituales provenientes de más de diez grupos lingüísticos mayas se dieron cita durante un fin de semana para aprender, enseñar y compartir, todo ello en torno del calendario, la escritura y el arte de los antiguos mayas.

La organización Friends of the Maya (Amigos de los Mayas), cuya página de Internet se halla enhttp://www.friendsofthemaya.com, con apoyo del Mark Pitts’ Aid and Education Project (Proyecto de Ayuda y Educación Mark Pitts), cuya página de Internet se halla en http://www.aidanded.com, unieron fuerzas con el Proyecto Lingüístico Francisco Marroquín cuya página de Internet se halla en http://www.plfm.org/, para patrocinar un histórico fin de semana de intercambio cultural.

Con el fin de brindar al lector algo de historia, cuando David Stuart anunció que la Reuión Maya de Texas (conocida por su nombre en inglés: Texas Maya Meetings) se celebraría en Antigua este año, los miembros del consejo deAmigos de los Mayas consideramos que se trataba de una oportunidad que no debía desperdiciarse. Dado que la Reunión Maya de Texas tiene un cupo limitado y dado que estábamos ayudando a once de nuestros propios colegas mayas a asistir, ¿por qué no aprovechar la Reunión de Texas y promover un taller ampliado para mayas, impartido por mayas?

Uno de nuestros más antiguos colegas, Ajpub’ García vive en Antigua y es miembro del consejo de PLFM.  El PLFM, como puede verse en su página de Internet, se ha dedicado durante décadas a la conservación y la promoción de las lenguas y la cultura mayas , justamente aquí, en Antigua. Mark Pitts, miembro del consejo de Amigos de los Mayas,ha tenido relación por largo tiempo con Ajpub’ mediante su Proyecto de Ayuda y Educación. Haciendo coincidir estos componentes en un lapso sumamente corto, Ajpub’ extendió invitaciones a líderes hablantes de lenguas mayas de toda Guatemala. Después de enviadas las invitaciones, él, Mark y yo elaboramos el programa y la lista de conferencistas y los tres organizamos el apoyo financiero para cubrir los costos de transporte, hospedaje, alimentos y costos de impresión necesarios para el fin de semana.

El programa comenzó cuando nuestro colega de Amigos de los Mayas Héctor Rolando Xol repartió fotografías de vasos mayas con escenas de serpientes, jaguares y venados míticos, así como seres humanos. Invitó a todos a salir al jardín y dividirse en grupos para analizar e interpretar las escenas.

Después de transcurrido un tiempo, cada grupo informó de sus resultados a los demás.  Con base en sus propios conocimientos del mundo sobrenatural, transmitido por siglos —más bien, por miles de años— de relatos orales, nos dieron sus interpretaciones.

Estas escenas (que pueden verse en los vasos nº 531 y 6754 del catálogo de Kerr) de transformación sobrenatural entre serpientes, jaguares, venados y humanos fueron analizadas e interpretadas por tradicionalistas culturales mayas.

Cristanto Kumul, de la pequeña aldea maya de Siisbicch’en, en Yucatán, nos contó de los peligros a las que se exponen las mujeres que amamantan.  Las serpientes que se cuelan a las casas durante la noche e intentan tomar leche de los pechos de la madre, pueden ocasionar la muerte de ésta. Los venados y las serpientes pueden transformarse unos en otros y los cazadores de venados deben ser especialmente cuidadosos si no quieren acabar siendo devorados.

Iyaxel tomó el liderazgo de un grupo de mayas k’ichés que hizo su propia interpretación de las escenas de serpientes, con base en sus conocimientos del mundo sobrenatural.

Durante la segunda etapa del programa, di una pequeña charla sobre el calendario maya, usando imágenes provenientes de varias estelas. Pronto aprendí que no sólo estábamos hablando de fechas y de formas de contar, sino del concepto mismo que los mayas tienen del tiempo.

A al día siguiente, a las 5:00 de la mañana del equinoccio de Primavera, varios líderes espirituales mayas llevaron a cabo una ceremonia en las instalaciones del PLFM, incluyendo la construcción de un altar muy complejo y el rezo de largas plegarias. Para mi gran sorpresa, el elemento central de las plegarias era la recitación de los nombres de los veinte días, con los números 1 a 13. Estaban activando y cargando de energía el calendario de 260 días, manteniéndolo vivo y trayéndolo al nuevo año.

Me resulta imposible expresar la emoción que sentí cuando uno de los chamanes principales incluyó información que yo mismo había mencionado en mi charla del día anterior. Había yo mostrado una transparencia de la Estela 1 de Cobá y de los 26 períodos con coeficiente 13 que anteceden a la Cuenta Larga común, hablando sobre la forma en que esto representaba un período que únicamente puede llamarse “infinito”. Esa mañana, con un movimiento que abarcaba todo el cielo, el chamán maya mencionó la dimensión infinita del tiempo maya y citó la Estela 1 de Cobá como prueba de algo que ya sabían.

Más tarde, ese mismo día, mientras daba una charla sobre los códices y la cuenta del Tsolk’in, agradecí a los asistentes por enseñarme que los días mayas no son realmente días, sino fuerzas espirituales

El gran gozo (y la carne de gallina) continuaron por espacio de todo el fin de semana.

La emoción era palpable al estudiar los asistentes mayas las páginas del Códice de Dresde que muestran un almanaque de 260 días, con glifos y dioses.

Tradicionalistas mayas estaban contando los días utilizando el Códice de Dresde.

Romelia Mo mostró algunos ejemplos de estructura gramatical maya presentes en los glifos y luego invitó a los grupos pertenecientes a las diferentes lenguas a hablar de las diferencias que existen entre las distintas gramáticas.

Hutch Kinsman, del Grupo Glífico de Filadelfia, habló sobre la manera de distinguir los verbos transitivos de los intransitivos en la escritura maya.

Ana Patricia habló de la lengua maya viva registrada no en jeroglíficos, sino utilizando el alfabeto latino.

Describió el trabajo que ha estado llevando a cabo con el Chilam Balam de Tizimín, un ejemplo de literatura maya del siglo XVIII que se ocupa sobre todo de las palabras de los profetas: los Aj K’ino’ob.

Luego, en una idea de gran inspiración, invitó a todos los participantes mayas a escribir un pasaje paralelo, usando cada quien su propia lengua y basándose en la historia de sus respectivas comunidades. Cada grupo llevó a cabo una presentación de sus nuevos Chilam Balam.

Usando la fecha actual, expresada con glifos en la Cuenta Larga, dos mayas guatemaltecos escribieron sobre la contaminación de la tierra y la pérdida de su idioma y su cultura.  A pesar de que el mensaje es triste, el sólo hecho de que escribieran un “Chilam Balam” contemporáneo resulta fuertemente alentador.

En la última presentación del fin de semana, Cristanto Kumul, nuestro colega de Amigos de los Mayas de Yucatán, habló de sus esfuerzos por introducir la lectura de glifos en las escuelas.

Con un intenso interés, los mayas guatemaltecos grabaron con sus cámaras la presentación del maestro de escuela maya Cristanto Kumul, de Yucatán.

La tarde del domingo, nadie estaba contento de que el día llegara a su fin. El salón se hallaba tan lleno a las 3:00 de la tarde del domingo como lo había estado el sábado por la mañana. Al concluir la reunión, el patio exterior se vio invadido por gente que tomaba fotografías e intercambiaba direcciones e información para mantenerse en contacto. Una sensación de comunidad maya borraba las fronteras internacionales e incluso las barreras lingüísticas.

Al reflexionar sobre este acontecimiento, ruego a los lectores de este boletín que me perdonen si me dejo avasallar por la emoción.

Desde los primeros veinte minutos del primer día, supe que estaba atestiguando algo tan especial que desafiaba a todo intento de explicación. Los glifos, el calendario y el arte de los antiguos mayas cobró vida entre los mayas contemporáneos de forma tan fuerte que sólo puede definirse como espiritual.

Todos quienes contribuyen a nuestro trabajo deben saber que lo que aportan, sea en dinero o en tiempo personal, está sirviendo para apoyar un movimiento cultural de profundas consecuencias. Con mis propios ojos he podido ver que los glifos y el calendario son, de hecho, voces de los ancestros y que nosotros, los Amigos de los Mayas, en coordinación con otras personas e instituciones, estamos ayudando a sus descendientes a escuchar esas voces antiguas. No puede caber duda alguna de que nuestra misión vale la pena.

He de partir de Antigua en dos días y estaré de viaje los dos meses que siguen; en ese tiempo, habré de reunirme con grupos indígenas en todas las tierras mayas, con el fin de planear futuros talleres para el estudio de los glifos.

Los mantendré informados.

Bruce Love, Presidente y Coordinador de Campo de Amigos de los Mayas.

 

Un pensamiento en “Fin de Semana PLFM

  1. Un gran saludo para Bruce Love, principal promotor de la recuperación de la antigua escritura maya. Que todos los esfuerzos alcancen resultados positivos, y los seminarios, reuniones y congresos constituyen el espacio idóneo para fortalecer los aprendizajes por parte de los mayas. Desde Valladolid, Yucatán,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *